Tag Archives: ansiedad

DOCTOR, DOCTOR, TENGO ANSIEDAD…QUÉ ME PASA?

20 Mar

Recibimos muchas consultas porque nos encontramos nerviosos, ansiosos e incluso alguna vez nos podemos sentir “agobiados” en lugares cerrados o en rutinas que hasta ahora eran de lo más normales, como conducir, coger el metro, etc…

El ritmo de vida actual no ayuda: horarios interminables, cientos de correos electrónicos, llamadas…En el caso de las mujeres aún se agudiza más, por tener que compaginar casa y trabajo en la mayoría de los casos, viviendo con unos niveles de estrés elevadísimos.

Ante ésto es común encontrar respuestas de la medicina que se traducen generalmente en medicación para relajarnos y/o antidepresivos con efecto ansiolítico (contra la ansiedad) en algunos casos. Éstos fármacos son muy efectivos, y dependiendo del grado de ansiedad que sintamos (sobretodo si hemos tenido crisis de pánico), resultan un tratamiento excepcional, pero a largo plazo no pueden ser la solución definitiva.

Sinceramente, te diría que la ansiedad es un reflejo. Tu mente interpreta algo como un peligro cuando en realidad este peligro es inexistente. De hecho, lo que pasa es que tu mente te traiciona, y no la controlas. Profundizaremos en este tema, pero para reducir tus niveles de ansiedad tendrás que poner de tu parte. Si quieres evitarla con medicamentos es una opción, pero no será lo mejor para ti a largo plazo. Tendrás que cambiar cosas de tu vida. Cambiar los hábitos no es sencillo, pero al final tú eres lo más importante, tú salud es lo más importante. Quienes padecen ansiedad saben que puede llegar a ser muy limitante, y no debes dejar que controle tu vida. Para ello te propongo:

Normalmente la ansiedad es producto de conflictos mentales. No llevas la vida que querrías, o bien quieres controlarlo todo y eso es imposible. Reflexiona sobre aquellos aspectos de tu vida que no funcionan como esperabas. Cambia cosas, si sigue todo igual no vas a mejorar. Algo tienes que hacer. Analiza tu vida y no te sometas al día a día.Toma las riendas, siempre puedes cambiar algo, y si no puedes cambiar las circunstancias, trabaja sobre tu área de influencia, en lo que tú puedes hacer.

Relativiza tus preocupaciones. Si tienes una enfermedad terminal es normalísimo que sientas ansiedad, pero si has suspendido una asignatura por ejemplo…se acaba el mundo? Esfuérzate más la próxima vez y listo. Todo tiene una importancia relativa.

Practica ejercicicio físico. Cuando estás más estresad@, es más probable que sientas ansiedad. El ejercicio te ayuda a liberar estrés y a relajarte. Cuesta, pero recuerda: “mens sana in corpore sano”. Si cuidas tu cuerpo, también influye sobre tu mente. Si no tienes ninguna lesión, el running puede ser la mejor opción. Bueno, bonito y barato. Únicamente necesitas unas buenas deportivas y listo! Si tienes interes podemos aconsejarte sobre cómo empezar.

Introduce alguna práctica de relajación o control mental. Te aconsejamos la meditación. Intenta ir a alguna clase de meditación guiada y luego podrás meditar en tu casa cuando te vaya bien. Tienes que aprender a controlar tu mente y que no te traicione. Aprenderás a saber cuál es el estado calmado de tu mente, para poder distinguir cuándo “se dispara”. Por ejemplo la meditación budista tiene una parte muy interesante de conocimiento de tu mente. Inténtalo, en poco tiempo verás los beneficios.

Y…sobretodo…haz alguna actividad que te guste. Dedícate una hora a la semana para ti, para tu hobbie, sea lo que sea. Para tener algo que ofrecer a los demás, primero tienes que estar bien, y para eso tienes que cuidarte.

Vencer a la anisedad sin medicamentos es posible, pero tienes que poner de tu parte, tendrás que esforzarte. El beneficio es incalculable…es tu salud, NO LO OLVIDES!!!

Tienes el correo abierto (info@bforeveryoung.com), si tienes cualquier consulta no dudes en escribir y te daremos respuesta.

Un abrazo y hasta el próximo post!!! recuerda…BFOREVERYOUNG!!!

Anuncios

DOCTOR, DOCTOR….¡¡¡NO PUEDO DORMIR!!!

22 Mar

El INSOMNIO lo definimos como una dificultada para dormirnos, o para mantenernos dormidos, despertándonos muchas veces a lo largo de la noche o bien despertarnos demasiado pronto.

Este insomnio puede ser ocasional, leve, sin más importancia, o bien puede modificarnos gravemente la calidad del día. Actualmente, es sorprendente como ha aumentado el consumo de un grupo de fármacos, que entre otras indicaciones, se usan en el insomnio, como son las BENZODIACEPINAS. Las reconoceréis como DIAZEPAM (VALIUM), LORACEPAM (LEXATIN), ALPRAZOLAM (TRANKIMAZIN), TETRAZEPAM (MYOLASTAN), etc. Las BENZODIACEPINAS son seguras en su uso (un avance respecto sus tocayos los barbitúricos), y como acciones farmacológicas, son hipnóticas, sedantes, ansiolíticas, anticonvulsivantes y relajantes musculares. Muy resumido, actuan sobre nuestro sistema nervioso, aumentando la acción de un neurotransmisor, el GABA, neurotransmisor inhibidor.

Ahora bien, hemos constatado que hay personas que frente a ansiedad o insomnio de más de dos meses, sigue con un tratamiento con Benzodiacepinas. Debéis saber que este tipo de fármacos son muy efectivos, pero modifican el patrón del sueño. Por otro lado, en tratamientos largos al dejar de tomarlas puede aparecer un Síndrome de Retirada, y además, su uso continuado genera tolerancia (pérdida de efectividad en el caso del insomnio). Así que por todo ello es recomendable limitar su uso a 2 meses+1 para la retirada gradual. Si su uso es como hipnótico (insomnio), se deberá restringir a un mes de tratamiento únicamente.

Y entonces, ¿si no pueden usarse en un transtorno de más de 2 meses, por qué se prescriben? Bien, hoy en día muchas personas padecen transtornos de ansiedad generalizada, depresión, estrés…Cuando el transtorno es grave y afecta a nuestra calidad de vida, impidiendo que llevemos una vida normal, el médico prescribirá un antidepresivo para que el paciente pueda recuperar su día a día. Por otro lado puede reforzarse el tratamiento con terapia psicológica. Pero los fármacos antidepresivos tienen un tiempo de latencia hasta que hacen su efecto, de unas dos semanas. Aquí es son de gran utilidad estas Benzodiacepinas, porque su acción ansiolítica es inmediata. Si el transtorno es ocasional (estamos pasando por una situación traumática, estrés, etc), las benzodiacepinas nos ayudarán en este periodo corto de tiempo, y si es un transtorno a largo plazo, nos permitirán mejorar nuestro estado hasta que el fármaco antidepresivo pueda hacer su efecto.  Todo ello evidentemente bajo prescripción médica.

Indicaros que las benzodiacepinas están contraindicadas en el embarazo, pueden provocar sedación excesiva, somnolencia, hipotonia muscular, depresión respiratoria, taquicardia,…efectos derivados de su acción depresora del Sistema Nervioso. No son muy recomendables en personas de edad avanzada, ya que su metabolismo se ve disminuido y ésto puede darnos mayor porcentaje de efectos adversos. En tratamientos cortos, como hemos comentado son muy seguras y eficaces.

Como alternativas naturales, la raíz de valeriana ha demostrado clínicamente tener propiedades ansiolíticas y sedantes, con escasos efectos adversos. Podéis encontrarla en el mercado sola o asociada a Passiflora y/o Melissa, que potencian la acción sedante. Unas gotas de aceite esencial de lavanda pueden ayudarte también a dormir más profundamente. No cenar copiosamente, eliminar los estimulantes como la cafeína y hacer ejercicio regularmente pueden ayudarte a conseguir una mejor calidad de sueño. Un detalle importante es eliminar cualquier luz artificial en la habitación mientras dormimos. Un pequeño destello del teléfono o despertador nos puede influir en la síntesis de la melatonina, hormona reguladora de los ritmos sueño-vigília.  Así que…¡QUE DUERMAS BIEN! Recuerda que una buena calidad del sueño es imprescindible para BFOREVERYOUNG!!! Si tienes cualquier consulta no dudes en escribirnos!!!

A %d blogueros les gusta esto: