Tag Archives: lácteos

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LA LECHE

27 Feb

No sé si os habréis parado a pensar la cantidad de información contradictoria que existe sobre uno de los alimentos más antiguos de nuestra dieta: la leche. Que si provoca mucosidad, que si el hombre no está preparado para beber leche siendo adulto, y un largo etcétera. desde BFOREVERYOUNG hemos querido recopilar diferentes opiniones de expertos, y sobretodo, con una base científica, descubrir qué hay de verdad en los mitos que circulan alrededor de este alimento tan tradicional.

En primer lugar, nos chocó lo que explicaba el médico digestólogo y una autoridad en materia de intolerancias alimentarias, el Dr. Ramón Tormo, acerca de la leche. Según su exposición, nuestros antepasados más remotos descubrieron que podían obtener alimento a través de la caza, o bien (y gracias a una mujer…todo hay que decirlo) que la leche obtenida de la cabra era un alimento que les permitía nutrirse cuando la caza era escasa o como complemento. Por ello tendríamos dos líneas de evolución: aquellos humanos que no ingirieron leche y únicamente se alimentaron de la caza, y aquellos que ingerían leche. De este contexto deriva que tengamos dos líneas evolutivas en la que una sería intolerante a la lactosa (por cuestión genética) y los que no lo son.

Es importante que sepáis que vuestra masa ósea se forma hasta los 26 años aproximadamente. A partir de esta edad no se forma nueva masa ósea, sino que se va perdiendo. Por ello es muy importante mantener la ingesta adecuada de calcio en la dieta, ya que, en caso contrario, seremos cebo seguro para enfermedades como la osteoporosis en las mujeres o fracturas en movimientos mínimos en edad más avanzada.

Pero… ¿cuánto calcio debo ingerir al día para que sea suficiente? Bien, las recomendaciones médicas tanto nacionales como supranacionales, establecen una ingesta diaria de 2-3 raciones en un adulto normal (que no esté en situación de embarazo, adolescencia, post-menopausia, niños o tercera edad). Y entonces…¿a qué equivale una ración?

Una ración es equivalente a:

  •  un vaso de leche
  • 2 yogures o postres lácteos del mismo tamaño
  • 80 gr de queso fresco
  • 30 g de queso madurado

Por tanto ya podéis evaluar vosotr@s  mism@s si vuestra dieta habitual contiene las raciones necesarias…

Ahora, ¿es cierto que los lácteos son perjudiciales para la salud? Hemos encontrado base científica para responderos. Vamos a ver los mitos y falacias sobre la leche:

MITO 1.

 Si el colesterol sanguíneo es alto, debe reducir o dejar de consumir leche y productos lácteos.

 FALSO: El consumo de leche y productos lácteos tiene un efecto pequeño y transitorio sobre el nivel sanguíneo de colesterol. Por el contrario,el consumo de leche y productos lácteos tiene un claro efecto hipotensor, mediado por el efecto del calcio y la presencia de péptidos bioactivos (péptido inhibidor del enzima conversor del angiotensinógeno). Para la prevención de los problema cardiovasculares, el control de la tensión arterial es más importante que el control del colesterol. Los estudios epidemiológicos demuestran que el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular es un 17% menor en los individuos que consumen leche y productos lácteos respecto a los que consumen poca o no consumen leche y sus derivados.

 MITO 2:

 Si quiero perder peso debo dejar de consumir leche y sus derivados

 FALSO: El calcio reduce la digestibilidad de las grasas y tiene un reconocido efecto sobre las células del tejido adiposo aumentando la pérdida de grasa. Además, la leche contiene unos péptidos bioactivos que generan una sensación de saciedad, reduciendo el consumo de alimentos. Estudios clínicos han demostrado que el consumo de leche y sus derivados en dietas hipocalóricas reduce el peso un 10% más que las mismas dietas sin productos lácteos.

MITO 3:

El consumo de leche puede provocar diabetes adquirida (tipo 2).

 FALSO: La leche es uno de los alimentos con un índice glicémico más bajo. Además, los afectados por la diabetes suelen tener problemas de obesidad ycardiovasculares, efectos que se reducen con el consumo de leche y productos lácteos. Los estudios epidemiológicos demuestran que el riesgo de padecer diabetes tipo 2 es un 67% menor en los individuos que consumen leche y sus derivados respecto a los que consumen poca o no consumen leche y sus derivados.

 MITO 4:

 El consumo de leche se ha asociado con el riesgo de padecer cáncer

 FALSO: Los estudios científicos serios que relacionan el consumo de alimentos y cáncer son escasos. El riesgo de padecer un cáncer cólon-rectal es un 26% inferior en los individuos que consumen leche y derivados lácteos respecto a los que consumen poca o no consumen leche y sus derivados. Para la incidencia de cáncer de mama parece no haber efecto ni positivo ni negativo. El efecto anticancerígeno de la leche se atribuye al efecto protector del calcio y a la actividad del ácido linolénico conjugado, una grasa presente exclusivamente en productos derivados de rumiantes (vacas,ovejas, cabras).

 MITO 5:

 EL consumo de leche provoca exceso de mucosidad y asma.

 FALSO: Los estudios “ciegos” (donde el paciente no sabe si consume leche o un placebo) indican que ni el aumento de muecosidad ni la incidencia de asma están asociados al consumo de leche.

 MITO 6:

 La leche es responsable de gran parte de las alergias alimentarias.

 FALSO: La proteina de la leche puede dar lugar a alergias, los estudios clínicos indican que entre el 2-6% de los niños y el 0,1-0,5% de los adultos son alérgicos a la leche. Ello implica que un número elevado de niños alérgicos dejan de serlo en la vida adulta. Sin embargo el grado de autodiagnóstico es 10 veces superior. La alergia a la proteína de la leche es una realidad que afecta a una pequeña proporción de la población. El mito es la sobredimensión del diagnóstico, basada fundamentalmente en la percepción y el autodiagnóstico.

 MITO 7:

 Existe una pequeña proporción de la población que es intolerante a la lactosa

 CIERTO: La intolerancia a la lactosa (el azúcar de la leche) es el resultado de la falta de un enzima (la lactasa) que la digiere. Existe un amplio abanico de “gravedad” frente a la intolerancia, desde la gente que no tiene el enzima (totalmente intolerante) a aquellos que tienen un nivel más bajo del normal y son intolerantes al consumo de cantidades excesivas de leche o derivados lácteos. Se estima que en España la incidencia de intolerancia al consumo normal de lácticos es del 11 al 15%. Los individuos parcialmente intolerantes a la lactosa pueden consumir productos lácteos bajos en lactosa (yogurt), leche sin lactosa, o productos lácteos con pastillas de lactasa.

 MITO 8:

Somos los únicos mamíferos que consumimos leche después de la lactancia materna.

 CIERTO: Somos los únicos mamíferos que hacemos muchas cosas (cocinar, cultivar vegetales, hacer el payaso,crear mitos, …). Pero ello no implica que debamos de dejar de tomarla. Como comentamos al principio, en la evolución del hombre, los europeos sufrieron un cambio genético que les convirtió en tolerantes a la lactosa. Esta modificación debió otorgarles una ventaja competitiva que les permitió sobrevivir en su entorno. Si la tolerancia a la lactosa hubiera tenido efectos negativos, esta modificación genética no hubiera persistido a lo largo de la evolución del hombre. Todo lo contrario; la evidencia médica indica que los individuos que consumen leche y derivados lácteos tienen una esperanza de vida mayor que los que consumen poco o no consumen.

(Referencia: ANEMBE)

Ahora bien, como en todos los alimentos, debemos consumirlos DE CALIDAD, y la leche no es una excepción. Es uno de los alimentos en los que la calidad del producto ha disminuido respecto a la leche consumida hace 10 años. Para orientaros en la compra, la OCU estudió 47 marcas de leche comercializadas actualmente, valorándolas según su calidad. Entre las 5 primeras tenemos Pascual, Hacendado, Consum, Kaiku y Gallega; y entre las peores Reny Picot, Ram o Puleva.

El estudio completo lo podéis consultar en : http://www.ocu.org/leche-entera-uht-s544024.htm

Respecto los yogures, os queremos recomendas una marca de reciente comercialización en grandes superfícies, se trata de El  PASTORET de la Segarra. Sus yogures no contienen nata añadida (como los de las marcas más vendidas), están eleborados siguiendo normas artesanales y únicamente contienen un 3% de materia grasa, la propia del producto sin alterar. Os recomendamos que los probéis!!!!

Por último, tenéis la alternativa de las leches vegetales, entre ellas la de soja. Sabed que calóricamente se corresponde a una leche semidesnatada (por ser vegetal no contiene 0 calorías), aunque al contener grasas de origen vegetal en lugar de animal hace que estas calorías sean cualitativamente distintas. En el caso de que optéis por la leche de soja, también es muy importante por un lado, seleccionar un producto de calidad, y por el otro, no es recomendable administrar la leche de soja en niños, dado el contenido en estrógenos vegetales, no recomendables en la etapa de crecimiento.

Antes de irnos, desde BFOREVERYOUNG os recordamos que para vivir más y mejor, debemos cuidar nuestro esqueleto, al cual casi nunca le prestamos la atención que merece…así que ¡¡¡empieza a cuidarte!!!!

Esperamos que este post os haya aclarado algunas dudas, y si tenéis cualquier consulta, ¡¡¡no dudéis en escribirnos!!!

Recuerda…¡¡¡BFOREVERYOUNG!!!

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: